Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly. Update my browser now

×

Cookies: This website uses cookies. By using and further navigating this website you accept this. Detailed information about the use of cookies on this website is available by clicking here. Cerrar
Welcome to the Belimo Corporate Website.
Stay on the global site or select a regional site below.
Elige tu ubicación

Nuestra contribución a la calidad del aire interior

Los seres humanos pasan alrededor del 90% de su vida en habitaciones cerradas, por lo que un buen clima de la zona es importante. La calidad del aire en particular tiene un gran impacto en nuestra salud y bienestar. Las cubiertas herméticas de los edificios pueden ser superiores en términos de energía, pero impiden el intercambio natural de aire. Sin embargo, pueden automatizarse completamente utilizando sistemas de ventilación y sensores adecuados.

Unas buenas condiciones climáticas de la zona son esenciales

Las personas pueden sobrevivir alrededor de treinta días sin comida, hasta cuatro días sin agua, pero solo unos pocos minutos sin aire. El componente más importante del aire, es decir, el oxígeno, es necesario para quemar nutrientes. El cerebro es particularmente sensible a la falta de oxígeno. En habitaciones sin ventilación, la concentración de CO2 aumenta, el rendimiento disminuye rápidamente, no podemos concentrarnos, nos sentimos cansados, sufrimos dolores de cabeza y mucho más. Pero no son solo el oxígeno y el contenido de CO2 del aire lo que indican un buen clima de la zona. La humedad del aire (idealmente 40-60%), la temperatura del aire, el diferencial de temperatura, los iones del aire, la calidad del aire y la velocidad del aire también son importantes para un clima saludable de la zona.

Hay muy pocas especificaciones que regulen las zonas interiores

Aunque existen requisitos legales para el aire exterior y su cumplimiento se controla minuciosamente, existen pocos valores límite vinculantes para el aire interior. La OMS y la Asociación Suiza del Pulmón creen que, en 2020, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) será una de las causas más comunes de muerte en todo el mundo. Por lo tanto, el aire interior debe estar "limpio" para no poner en peligro nuestra salud y bienestar. Esto se puede conseguir con un buen sistema de ventilación. Las soluciones de Belimo para la industria de la calefacción, ventilación y aire acondicionado contribuyen de forma decisiva a ello. Belimo ofrece una gama completa de sensores para medir los factores más importantes que afectan a los climas ambientales, como la calidad del aire, la temperatura, la humedad del aire y el flujo. Nuestra tecnología Volumen de Aire Variable (VAV) y las válvulas de control presión-independientes aseguran un flujo de aire y agua perfectamente balanceado en todo momento, lo que resulta en un confort óptimo.

Buena calidad del aire para un mayor desempeño

El aire que nos rodea está compuesto por un 21% de oxígeno, un 78% de nitrógeno, un 0,04% de dióxido de carbono (CO2), así como trazas de gases nobles, vapor de agua y contaminantes. Hoy en día, uno de los indicadores más importantes de la calidad del aire en espacios cerrados es el valor del CO2. Debido a que los seres humanos también producen CO2 al respirar y lo añaden al aire, la concentración de CO2 aumenta continuamente en los espacios cerrados donde hay personas presentes. Una cubierta de edificio hermética significa que la tasa de intercambio de aire disminuye, lo que resulta en una mayor concentración de sustancias nocivas en el aire interior. Esto puede contrarrestarse con la ventilación regular de las salas o, si esto no es posible, con la instalación de un sistema de ventilación que se encargue de esta tarea. Puesto que un sistema de ventilación también puede eliminar de forma fiable los contaminantes del aire, mejora la calidad del aire de los espacios en los que hay presentes personas de forma prolongada. Si dichos espacios están equipados con sensores, que proporcionan a la sala de máquinas de ventilación una alimentación permanente de datos, el sistema funcionará de forma fiable e independiente.

Mediciones de la calidad del aire en más de 250 aulas

En la actualidad, más del 30 % de los niños europeos padecen enfermedades relacionadas con las alergias, como el asma, la fiebre del heno o la neurodermatitis. No se puede descartar una relación con la contaminación ambiental generalizada. Después de todo, sobre todo los espacios cerrados, los contaminantes pueden acumularse y también entrar en el cuerpo a través del aire inhalado. Además de las enfermedades crónicas, el "aire pobre" también tiene implicaciones adicionales para nuestro bienestar. Para descubrir cómo la calidad del aire afecta a alumnos y profesores, la plataforma MeineRaumluft.ch unió fuerzas con la Asociación de Profesores de Zúrich (Züricher Lehrerverband) y la Organización del Pulmón de Zúrich (Organisation Lunge Zürich) para instalar dispositivos de medición en más de 250 aulas, que han estado en funcionamiento desde noviembre de 2016. Un efecto positivo fue que la simple instalación de los dispositivos de medición afectó a los hábitos de ventilación de profesores y alumnos, ya que tan pronto como la concentración de CO2 en la sala se volvía demasiado alta, se abrían las ventanas para permitir la entrada de aire.

Pese a ello, la figura 1 de la imagen de abajo muestra que los niveles de CO2 detectados eran excesivamente altos. En más del 13% de las mediciones realizadas al final de la clase, el nivel de CO2 fue superior a 2000 ppm, que es el valor límite superior para las concentraciones de CO2 en salas ocupadas de acuerdo con la norma SIA 180. La figura 2 muestra que la humedad relativa estuvo por debajo del 30 % en una cuarta parte de las mediciones. Esto puede resultar en complicaciones de salud, como la desecación de las membranas mucosas de las vías respiratorias. El polvo, la suciedad y los gérmenes no se eliminan de las vías respiratorias con la suficiente rapidez. Si estos pasan mucho tiempo en el tracto respiratorio, el riesgo de enfermedades respiratorias aumenta. Las consecuencias típicas incluyen tos, bronquitis, resfriados e infecciones de los senos paranasales. La única buena noticia es que de la figura 3 se puede ver que, con algunas excepciones, la temperatura en grados centígrados estaba en un rango aceptable.
 

Consecución de una buena calidad del aire con componentes inteligentes de HVAC

Existen directrices normalizadas para la composición del aire interior. En gran medida, estas se corresponden con el factor bienestar. La automatización de HVAC en edificios es la clave para cumplirlas. La sala de máquinas de ventilación está conectada en red con controladores y sensores. Los valores del aire en las salas se pueden optimizar automáticamente si los componentes que están equipados con sensores comunican información fiable a la sala de máquinas para controlar los ventiladores y regular la temperatura, el contenido de CO2 y la humedad del aire. La tecnología de administración de edificios compara automáticamente la información entrante sobre el estado real y nominal de la sala y entrega a los actuadores el comando correspondiente para abrir o cerrar compuertas y válvulas o para moverlas a una posición intermedia. Esto permite la alimentación de aire deseada a una temperatura agradable, con el nivel ideal de humedad y un rico contenido de oxígeno.

Sensores Belimo: la base del confort

Los sensores HVAC de Belimo ofrecen una confiabilidad superior, integración transparente e integración sin fisuras con los principales sistemas de automatización de edificios. El innovador diseño de carcasa permite una instalación rápida y sin herramientas, una fácil puesta en marcha y proporciona protección NEMA 4X/IP65. La gama de productos incluye sensores precisos para medir la temperatura, la humedad, la presión, el CO2, los compuestos volátiles (COV) y el flujo en tuberías y conductos.

Visite el sitio web regional para obtener más información: