Elementos en su carpeta de descargas

La carpeta de descargas está vacía
elemento(s) en carpeta de descargas

!

Acondicionamiento del aire para sala de ordenadores (CRAC)

¿Qué es el acondicionamiento del aire para sala de ordenadores (CRAC)?

Una unidad de acondicionamiento del aire para sala de ordenadores (CRAC) está diseñada para aplicaciones en las que resulta esencial un acondicionamiento del aire de elevada precisión con un control exhaustivo. Estas incluyen la refrigeración de centros de datos, los entornos de servidores de media y baja densidad, las centralitas de telecomunicaciones, los quirófanos médicos y las salas blancas.

A menudo, las unidades de acondicionamiento del aire para sala de ordenadores se consideran tan esenciales que requieren su propia enfriadora de agua. Esta disponibilidad continua del rendimiento máximo significa que todo el sistema no se puede beneficiar del restablecimiento del agua fría, ya que la unidad CRAC necesita agua con una temperatura predefinida para garantizar que siempre esté disponible el máximo rendimiento.



Pida ahora la nueva Belimo Energy Valve™

Descubra cómo la Energy Valve mejora su unidad de tratamiento de aire en salas de ordenadores





Energy Valve



Problemas comunes en unidades CRAC y por qué debería elegir la Belimo Energy Valve™

Como las unidades CRAC deben ser capaces de soportar la carga máxima en cualquier momento, el sistema completo no puede beneficiarse del restablecimiento del agua fría, ya que es necesaria agua a temperaturas predefinidas para garantizar que está siempre disponible el rendimiento máximo. Dada la naturaleza esencial de esta tarea, las unidades CRAC tienden a seleccionarse y ponerse en funcionamiento de manera excesiva. La unidad CRAC no puede convertir el exceso de caudal resultante en energía, lo cual se traduce en temperaturas del agua elevadas o un bajo delta T.

Una Belimo Energy Valve™ con control de potencia y gestor del Delta-T puede garantizar la disponibilidad del rendimiento máximo incluso con temperaturas del agua cambiantes.

Configure su EV para utilizar el control de potencia y establecer la potencia de diseño requerida. En función de la entrada de la fuente de control, la válvula modulará la salida de potencia con la variación del caudal en función del delta T para alcanzar el rendimiento deseado.

Mediante el uso de la fórmula Q = M x CP x delta T (salida = masa x capacidad calorífica específica x diferencia de temperatura), puede observar que el caudal y el delta T están vinculados cuando se trata del rendimiento del intercambiador de calor. No podemos cambiar una variable sin que repercuta en la otra.

El control de potencia utiliza esta fórmula para ajustar el caudal de forma correspondiente a los requisitos de potencia derivados de la señal de control. Naturalmente, este es un proceso lento, por lo que los cambios rápidos en la temperatura del caudal no tienen como resultado movimientos rápidos y repetidos de la válvula.

Ejemplo de aplicación

La unidad CRAC, mostrada en la figura inferior, es necesaria para suministrar 29,4 KW (100 000 BTU). Tiene un caudal de diseño de 1 l/s (16 GPM) y una temperatura de suministro de 7 °C (45 °F), con una temperatura de retorno esperada de 14 °C (57 °F). Estas se consideran las condiciones de "carga de diseño".

En escenarios de baja carga del sistema, la temperatura de agua suministrada por la enfriadora puede aumentarse para promover ahorros de energía. Si la misma unidad experimenta ahora una temperatura de suministro de 10 °C (50 °F), la temperatura del caudal más elevada podría provocar un menor delta T, lo que reduciría el rendimiento disponible. La Belimo Energy Valve™, tras haber medido un delta T menor, permite un incremento del caudal a 1,4 l/s (22 GPM) para alcanzar el rendimiento necesario. En este caso, el cambio en la temperatura del agua de alimentación no repercute negativamente en la capacidad de la unidad CRAC para satisfacer la carga de refrigeración necesaria.

Problema: el requisito del 100 % de rendimiento evita caudales de agua variables

La figura muestra una unidad CRAC que ha sido diseñada para suministrar 29,4 kW (100 000 BTU). Normalmente, para garantizar que siempre está disponible el rendimiento máximo, no sería posible variar la temperatura del caudal.

Solución: Energy Valve con control de potencia

La figura muestra la misma unidad con el mismo requisito de 29,4 kW (100 000 BTU). No obstante, la Energy Valve ha detectado una temperatura de caudal incrementada de 10 °C (50 °F), y ha aumentado el caudal para proporcionar el rendimiento solicitado por la señal de control.